Por fin las empresas empiezan a dejar de preocuparse de la reducción de costes y de  la optimizacion de la eficiencia, volviendo a pensar en positivo y cómo incrementar sus ingresos.

Cuestiones futuristas, hasta  hace poco tiempo,  como análisis de grandes volúmenes de datos (Big Data), la movilidad que permita disponer de la información en cualquier momento, lugar y con cualquier dispositivo o la transformación del puesto de trabajo tradicional, está permitiendo que las empresas TIC ayuden a las empresas a transformar sus negocios y a diseñar estrategias alineadas con las demandas del mercado, cada vez más exigente, maduro y que exige de un alto nivel de personalización en la oferta que recibe.

Acordar

Estas tendencias tienen que estar avaladas por seguridad e inversiones acomodadas a las necesidades estacionales, con un sistema de pago por uso tanto a nivel de infraestructuras, como de aplicaciones y de servicios (entornos Cloud Computing  puro o híbridos).

Después de la que ha caído, las empresas  también requieren de un aliado tecnológico con solvencia y músculo financiero para recorrer juntos un camino largo, intenso y con un sinfín de sobresaltos.

SmartX (Cities, Watches, Phones…), Apps, BYOD, impresión 3D, Cloud, IoT… ¡nada de esto existía hace 10 años! A la vista de lo anterior, quizá aventurarse a vaticinar qué será de las TIC, de los CIOs, del sector… en el año 2020 sea pecar de atrevimiento, pero resulta un ejercicio sumamente estimulante. Y puede que no tan arriesgado como parece. Si esto les preocupa, aprovecho para invitarles a las  jornadas “Una mirada al futuro de las TIC” que hemos organizado el 6 de Noviembre en Madrid y  el 25 de Noviembre en Bilbao.  Está invitado a esta cita imprescindible para quien quiera empezar a preparar el futuro

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario