El papel que juega el “CLIENTE” como parte esencial del equipo de Proyecto.  

Uno de los aspectos clave de la Dirección de Proyectos cuando tenemos que abordar un proyecto nuevo, es el equipo humano con el que contamos; y esto, en la tipología de proyectos que realizamos con las soluciones de Microsoft Dynamics, este equipo humano, puede estar compuesto por  personas muy heterogéneas, tanto desde los roles que ocupan y desde las capacidades que son necesarias a la hora de desarrollar el proyecto (consultores de proceso, consultores de negocio especialistas en áreas, analistas, desarrolladores, técnicos de sistemas, etc.) como de la pertenencia o no a la organización para la que trabajan, (personal perteneciente a la línea Microsoft Dynamics NAV, especialistas de otras unidades de negocio, colaboradores externos, etc.) todos ellos conformaran el equipo que, Ibermatica SEM línea Microsoft Dynamics NAV, pone a disposición del cliente para realizar lo más eficazmente posible, su proyecto.

Remar1

Sin embargo, a lo largo de todos estos años de experiencia en proyectos de diversa tipología, tengo muy claro que hay una pieza fundamental en el equipo sin la cual el proyecto jamás llegará con éxito a su fin y es que el CLIENTE; este, debe formar parte del equipo como una pieza más, fundamental, integrándose en él y cumpliendo su parte activa en la ejecución de las tareas planificadas que le corresponden con plena dedicación. Si un CLIENTE; identificando con esta palabra, al responsable del proyecto por parte del contratante, elemento traccionador de los usuarios clave y persona que se compromete con nosotros partner – proveedor, a que las tareas que le corresponde ejecutar con los recursos, bien sean usuarios clave o recursos materiales, estén disponibles a tiempo; no forma parte del equipo de proyecto de manera plena  e integrada; este proyecto, está destinado al fracaso.

Un proyecto de implantación, por mucho que queramos, no lo realiza solo el partner- proveedor, hace falta la total implicación de los usuarios clave en multitud de tareas de diverso calado e importancia. Vamos a citar algunos ejemplos a través de los cuales intentaré mostraros mi afirmación:

  • Especificaciones funcionales claras, requisitos que debe cumplir.
  • Validación del alcance de las diferentes áreas funcionales y de los desarrollos a realizar.
  • Introducción de los datos manuales al sistema.
  • Entrega de los datos para migración.
  • Verificación de los datos migrados.
  • Validación de la parametrización en la empresa creada.
  • Coherencia integración base de datos (empresa parametrizada con datos migrados).
  • Validación prototipos (desarrollos, parametrizaciones y datos).
  • Validación de pruebas total.
  • Validación formación.
  • Ok Arranque.

Estas pueden ser algunas de las muchas tareas en las que es el Cliente, el que tiene el papel Protagonista. Es él, el que decide y su decisión implica que el objetivo pueda llegar a cumplirse o no, por lo que es primordial que sea parte integrante del EQUIPO.

Aunar todos los intereses frente a un objetivo común no es tarea fácil. ¿Es realmente el Cliente parte del equipo?, ¿qué opináis? .

Por otro lado, sería interesante que nos hiciésemos las siguientes preguntas, ¿qué es realmente un equipo?, ¿que nos diferencia de un grupo de personas?.

En el siguiente posts analizaremos las diferencias que existen entre los equipos de alto rendimiento y los grupos y lo que los expertos en la materia aportan tras largos años trabajando sobre esta materia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario